El arte de gobernar

El arte de gobernar

- in Opinión, Valledupar
62
0
Mello Castro-foto tomada de La Calle

Gobernar con equidad y justicia social para todos, es muy complicado y casi que titánico para un solo ser humano.


Esta es la tarea, nada fácil, entre otras cosas, que le toca afrontar al nuevo alcalde de los vallenatos, El Mello Castro, sobre todo cuando su triunfo, se lo debe en gran medida al «pueblo, pueblo» que lo eligió.
Ese mismo pueblo que afronta, gran desigualdad social y es agobiado por la falta de oportunidades y todos los efectos, que de ello se sobreponen.
Ahora bien, el pueblo en su sabio poder de decisión, optó por El Mello, un hombre de tradición y sangre política, heredada de su ejemplo a seguir, su abuelo, el gran Pepe Castro (QEPD), de quien aprendió el arte de gobernar y llevar las riendas, ahora del pueblo, no obstante, repito, a este, en gran, gran medida, le debe, su triunfo.


Serán cuatro años, que desde ya se tornan esperanzadores, pues a todas luces, los menos favorecidos, celebran la victoria como propia, aquellos que viven del rebusque diario, de una venta ambulante o callejera o sobre todo, de una actividad coyuntural y con tanta relevancia dentro de esa informalidad vallenata, como lo es el mototaxismo, siendo estos últimos, los que más bombos y platillos han sonado a favor de su nuevo alcalde, la esperanza actual del pueblo, pueblo y a quienes en su discurso , prometió ayudar, en un compromiso en el cual se resalta«el NO perseguir a la moto , si no a la delincuencia», que es la generadora en sí, de la inseguridad y el ambiente de sozobra en la ciudad.
Nada fácil debe ser levantarse a las 5 de la mañana y hasta las 6 o 7 de la noche, más de 12 horas en una motocicleta, de sol a sol o bajo la inclemencia del tiempo o la lluvia, a buscar el pan propio o «el bendito bocado de los hijos».
(No ejerzo esta actividad, la cual es catalogada como ilegal, pero jamás delictiva, ni mucho menos, pero si me tocara en un momento dado y en defensa de la comida de mi hijo, no dudaría en montarme en ese caballito de acero, que la gran mayoría no decidió tomarlo, pero que la falta de oportunidades y las circunstancias lo obligaron, pese a la persecución de la autoridad, a quien no critico en este escrito, pero a quienes exhorto a ser más benévolos , con el más necesitado).

¿Qué puede pasar en el nuevo mandato que se avecina? y cuya posesión es el próximo primero de enero del año que casi llega, solo Dios lo sabe , pero el pueblo se aferra a su nueva esperanza, un mandatario, a quien ahora defienden a capa y espada y que estamos seguros, que en su corazón, solo debe existir ese sentimiento de agradecimiento, hacia quienes lo eligieron y hoy lo ven como su líder y en quien confían ciegamente, que podrá traerles un horizonte nuevo, esperanzador y así devolverle un poquito de ese gran cariño, que el pueblo le ha entregado.

Por:
JORGE MARIO «coco» Ramos

You may also like

Mánager de Ana del Castillo renunció

Jaime Vega, comunicó este domingo su renuncia como